En los proyectos de desposicionamiento web, cuando tenemos que limpiar la reputación online de una empresa o persona de los buscadores, es común que el cliente intente hacer ‘algo’ por su cuenta. Estas acciones son, en la mayoría de casos, más perjudiciales que provechosas, aumentan la dificultad y, en consecuencia, aumenta el coste del proyecto.

Vamos a repasar algunas de las peores cosas que puede hacer un SEO no profesional o un cliente, y que a la larga le van a costar más dinero y problemas, complicando eliminar un resultados del TOP10 de Google.

No valorar adecuadamente el problema

Mala Reputacion

Hoy en día utilizamos los buscadores online para localizar casi todo e informarnos de servicios, productos y empresas. Tener contenidos negativos, dañinos y perjudiciales, en la primera página de los buscadores tiene resultados económicos graves. Es importante para la empresa valorar económicamente las pérdidas que se producen por no actuar contra ese contenido.

En un concesionario de coches, por poner un ejemplo, puede suponer la pérdida de una o dos ventas, con su comisión correspondiente. En una consultora financiera, un solo cliente perdido puede alcanzar cifras de 6 o 7 dígitos.

Si se trata de un ataque contra la marca, producto o servicio, puede llegar a acabar con la empresa o perjudicar seriamente sus resultados económicos.

No destinar un presupuesto adecuado a resolver este problema suele ser el primer error en estos casos.

Enviar un burofax al sitio que tiene el contenido negativo

Hay pocos abogados que sepan donde se meten en un tema de reputación online, además, los procedimientos legales son muy lentos (meses/años) y poco efectivos. La primera acción que tomará un abogado será enviar un burofax al propietario del dominio avisando de las consecuencias legales de no retirar el contenido.

Al recibir el burofax, la mayoría de  sitios con contenido negativo pueden hacer una de estas cosas:

1.- Ignorarlo. Es lo menos malo, no le hacen caso a nada que no sea un requerimiento judicial, así  que solo el abogado ha ganado dinero con esta acción. Puede que ocurra, pero es lo menos habitual.

2.- Responder con una negativa. Normalmente tienen un documento tipo que enviar como respuesta, un simple NO y ‘si quiere usted algo acuda a un juez’.  Esto es más común, pero tampoco sirve de nada el esfuerzo de enviar el burofax.

3.- Publicarlo en el mismo sitio web como un comentario añadido a la empresa. Esto deja bastante mal a la empresa, se muestra como una acción inútil y promueve la actividad en el artículo, cosa que no es nada buena para el SEO. Un contenido obsoleto es más fácil de desposicionar.

4.- Dedicarle su atención al burofax. Esto es lo peor que puede pasar, ya que el administrador se toma la notificación como un ataque a su sitio web, a la libertad de expresión o a sí mismo. La imagen de la empresa queda mucho peor que antes y, donde se tenía un problema, ahora se tienen dos o más.

Publicar contenido positivo junto al contenido negativo

Como ya vimos antes, un contenido muerto es un contenido que tiende a desaparecer (o eso dice Google). Si la empresa opta por crear contenido positivo en el mismo sitio donde tiene los comentarios negativos, hay dos consecuencias y ninguna es positiva.

Al crear nuevo contenido se refresca la caché, se actualiza la fecha de modificación del artículo o comentario, se vuelve a activar el aviso a buscadores (ping), tal vez hasta el Sitemap se actualiza, el resultado es que los buscadores (Google sobre todo) detectan la actividad y promueven el contenido a posiciones más destacadas. Como dice Pelayo García, licenciado del Master SEO: No meneallo, carallo.

Pero lo peor es que se genera una conversación entre los comentarios negativos y positivos, la empresa poniendo bien sus servicios y atacando a los creadores de contenido negativo, estos por su parte generando más y más comentarios negativos e hirientes. Normalmente los contenidos comienzan a calentarse rápidamente, llegando a los insultos personales contra la dirección de la empresa o cosas similares.

Llegado hasta aquí, el daño es  extremo, se han activado los enanitos gruñones y han encontrado tema para seguir atacando a la empresa, una y otra vez. Puede que otras personas se añadan a la fiesta aniquiladora de reputación online, pero como sabe todo buen Community Manager: no se alimenta a un troll.

Jamas entres a dejar comentarios positivos junto a comentarios negativos. Limpiar los resultados de Google no es limpiar la reputación de la empresa, en ningún foro. No hay que quedar bien, pues el objetivo es quitar un contenido de internet, no maquillarlo.

Amenazar en el mismo foro/blog/web al autor del comentario

Lo de antes pero llevado al límite. Esto es lo peor que se puede hacer. Con esta acción cargamos de recursos y motivación al autor de los comentarios. Se gestiona mal una crítica si lo que hacemos es atacar a quien critica (siempre que sea una crítica real y no por intereses comerciales).

Es posible que esto lleve a crear algunos sitios web nuevos, con el único interés de criticar a la empresa, que ganen posicionamiento hasta el TOP10, o fama como el blog HartoDeCarrefour o la cuenta de Twitter Vomistar.

A Retynet le paso algo parecido al amenazar a un blogger. El resultado podéis verlo vosotros mismos.

No tener una estrategia activa de reputación online en buscadores

Es lo más costoso, pero lo más efectivo a largo plazo. La reputación online hay que construirla con tiempo y esfuerzo, utilizando el marketing de contenidos, las redes sociales, los blogs, etc., pero lo más importante es tener un plan (Anibal Smith, del equipo A, lo sabía bien).

No se trata de crear contenido sin control, es más efectivo diseñar una estrategia de posicionamiento para la marca y seguir las indicaciones de un experto SEO, que con el tiempo tomarán el control de los primeros 10 o 20 resultados.

¿Necesitas ayuda con un problema de reputación online?

Prar realizar una propuesta de desposicionamiento web necesitamos la siguiente información:

NombreEmailTeléfono
Búsqueda a realizarURL a eliminar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.